30 Mei 2024

Muere Paul Reubens, actor que interpretó a “Pee-wee Herman”, a los 70 años

2 min read

Reubens, de 70 años, falleció durante la noche tras una larga batalla contra el cáncer.

“Un dotado y prolífico talento vivirá para siempre en el panteón de la comedia y en nuestros corazones como un amigo apreciado y un hombre de carácter notable y generosidad de espíritu”, dijo la publicación.

A lire aussi : Departemen Kehakiman AS menggugat SpaceX karena diskriminasi perekrutan

En un mensaje a sus seguidores que escribió antes de morir, Reubens dijo que se disculpaba por no haber hecho pública su batalla de seis años contra el cáncer.

“Siempre he sentido una gran cantidad de amor y respeto por parte de mis amigos, fans y seguidores. Les he querido mucho a todos y he disfrutado haciendo arte para ustedes”, indicó.

Avez-vous vu cela : Tim NSG mengunjungi restoran Shimla yang diguncang ledakan

Su carrera descarriló en 1991 tras ser detenido acusado de exhibicionismo en un cine para adultos. Se declaró inocente y cumplió 75 horas de servicio comunitario.

En 2004, Reubens se declaró culpable de un delito menor de posesión de material obsceno en Los Ángeles. Fue condenado a tres años de libertad condicional. Como parte de un acuerdo, los fiscales aceptaron retirar un segundo cargo de posesión de pornografía infantil. El actor mantuvo que las fotos que son el centro del caso formaban parte de su colección de arte.

“The Pee-wee Herman Show” y su carrera de actuación

Reubens nació como Paul Rubensfeld en 1952 en Peekskill, Nueva York. Comenzó su carrera como cómico de improvisación y actor de teatro en los años 70, cuando se unió a la compañía angelina The Groundlings, según Themoviedb.org, una base de datos de películas y famosos.

En 1982, Reubens apareció en un popular espectáculo teatral de Los Ángeles conocido como “The Pee-wee Herman Show” como el personaje principal, que él mismo desarrolló. En 1986 debutó el programa de televisión de los sábados por la mañana “Pee-wee’s Playhouse”, lanzando la carrera de Reubens, que también incluyó dos largometrajes como Pee-wee Herman.

El extraordinario lenguaje corporal de Reubens, sus expresiones faciales y sus diálogos ofrecían a sus seguidores lecciones morales irónicas y una sátira fuera de lo común.

El escenario principal del programa era la llamada casa de juegos de Pee-wee, su lugar de residencia, llena de titiriteros disfrazados de objetos que hablaban y tenían personalidad, como su adorado sillón, Chairy, y las alegres flores del alféizar de su ventana, junto con otros personajes chiflados.